Servicios
Energéticos

El xenón es utilizado como gas arrancador. La principal ventaja en la utilización de XENON está en que este gas noble posee la conductividad térmica y el potencial de ionización más bajos de todos los gases nobles no radioactivos. Como gas noble, no interfiere con las reacciones químicas que ocurren en el interior de la lámpara.

Su baja conductividad térmica minimiza las pérdidas por calor mientras la lámpara está en funcionamiento, y su bajo potencial de ionización, permite un rápido encendido y re-encendido.

Una de las principales ventajas que conlleva la tecnología xenón es la posibilidad de sustituir sólo la lámpara y la reactancia (o balasto) en prácticamente cualquier equipo existente. Esto implica que aquellos equipos que aún no han sido amortizados y están en buen estado, pasen a ahorrar más de un 50% en consumo sin tener que cambiarlos

El uso de este tipo de iluminación es muy similar a la inducción electromagnética, con la ventaja de que si permite difusión mediante diferentes reflectores.

XENON